El Jaguar y Silvano: pobre remake del debate de 2012

23 de Abril de 2018

En las páginas 165 y 166 del libro Una lección para todas, que recoge entrevistas de la periodista Katia D’Artigues a tres excandidatas a la Presidencia, se lee la estrategia que siguió el entonces presidente Felipe Calderón para intentar desarmar psicológicamente a la candidata de su partido, Josefina Vázquez Mota, horas antes del segundo y último debate presidencial, el 10 de junio de 2012.

El lector podrá apreciar que el guión y la instrumentación son casi idénticos a lo que hoy se quiere hacer contra la campaña presidencial de Por México al Frente, quizá porque la operadora es exactamente la misma: Alejandra Sota, entonces directora de Comunicación en la Presidencia de Calderón y hoy, estratega del candidato priista, José Antonio Meade.

Dice Josefina respecto a lo sucedido el 9 de junio, un día antes del debate, con el expresidente Vicente Fox: “Fue el único mail que recibí de él, diciéndome sus razones de por qué iba a apoyar al candidato del PRI… Hubiera preferido que lo hubiera mandado un día después… Él sabe lo que implicaba hacerlo antes de un debate…”. Tan lo sabía que se guardó su decisión y la hizo pública un día antes del debate para infligir el mayor daño posible. Pero hubo más, a las 6 de la mañana del 10 de junio, alguien tocó a la puerta del cuarto donde Josefina estaba hospedada en Guadalajara: “Llegó Alejandra Sota a darme algunos mensajes. Un par de ellos daban cuenta claramente de que su interés ya estaba en otra campaña, no en la nuestra”. Es claro que Josefina no se refiere al interés de la señora Sota por “otra campaña” sino al del jefe de ella, el Presidente de la República. El entonces presidente Calderón, pidió e intentó ordenarle a la candidata del PAN que no atacara y cuidara al candidato Enrique Peña Nieto. Así de simple.

Las maniobras del equipo de José Antonio Meade para buscar descarrilar la campaña de Por México al Frente, anunciando el apoyo a la campaña del PRI de Armando Ríos Piter, exaspirante a candidato presidencial independiente y del gobernador perredista de Michoacán, Silvano Aureoles, horas antes del debate, intentan replicar la misma estrategia de 2012, pero en una situación completamente diferente. No sólo los protagonistas son de un peso mucho menor, sin impacto partidario significativo dentro del Frente, sino que los partidos que se busca atacar son cualitativamente diferentes a los de 2012.

El PRIAN está difunto. Quienes más lo apoyaban dentro de Acción Nacional están fuera. En el PRD salieron las corrientes menos convencidas de las propuestas socialdemócratas, algunas de ellas abiertas simpatizantes del régimen de Nicolás Maduro. La propuesta política central del Frente, enriquecida por la frescura de Movimiento Ciudadano y recientemente por la adhesión de Ahora, organización de la sociedad civil especializada en la defensa de los derechos humanos, es la de romper el pacto de impunidad que ha prolongado innecesaria y dolorosamente la agonía de un régimen caduco y obsoleto, iniciar la transición hacia un gobierno de coalición que reparta mejor el poder y los balances necesarios entre los poderes, en vez de concentrarlos en el Presidente, como propone el candidato de Morena.

Los más ingenuos dentro del PRI no se conforman con el lejano tercer lugar de su candidato y menos con la hecatombe en candidaturas al Senado, Cámara de Diputados y gubernaturas y esperan una especie de milagro salvador. Alguien de ese partido me recordaba esperanzado los eventos terroristas en España que en tres días acabaron con la candidatura del PP y consiguieron el triunfo de Rodríguez Zapatero. Espero que no se les ocurra en su desesperación recurrir a la violencia o a elementos desestabilizadores. No es hora de jugar con fuego.

0Meade

Otros, menos ingenuos, que saben que la tendencia es irreversible —el PRI y su candidato se quedan en tercer lugar—, se han dedicado a intentar destruir la candidatura de Ricardo Anaya, al mismo tiempo que tienden lazos hacia Morena, infiltran a sus candidatos en ese partido y construyen el PRIMOR, unido por la nostalgia del pasado idílico del Desarrollo Estabilizador, una experiencia imposible de replicar en el mundo y el México del siglo XXI.

La participación prominente de la Procuraduría General de la República (PGR) en los ataques a Ricardo Anaya, candidato del Frente, son una prueba indirecta de la mano del Presidente de la República en el uso de instituciones en contra del Frente. Pero hace unos días, en un evento en Palacio Nacional para conmemorar la promulgación de la nueva ley sobre el Servicio Exterior Mexicano, el presidente Peña Nieto me preguntó cómo estaba: “En campaña”, le respondí. “Todos estamos en campaña”, me respondió en un lapsus sincero. Se nota. Y nos vemos en Twitter: @ceciliasotog y fb.com/ceciliasotomx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: