Los pobres no pueden esperar

¿De qué sirven $12.86 extra al día? Para el mexicano de clase media alta quizá sirva para traer cambio: una propina al valet parking puede ser, mínimo, de diez pesos. Al despachador de gasolina, entre cinco y diez pesos. Al limpiavidrios que se monta en tu carro en los semáforos también le das cinco pesos.

Source: Cecilia Soto – Los pobres no pueden esperar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: