¿Por qué no está Emilio Lozoya Austin en la cárcel?

 

 

19 de Marzo de 2018

Al revisar la excelente documentación reunida por Quinto Elemento Lab respecto a los sobornos de la empresa brasileña Odebrecht en México, la principal duda que surge es si Emilio Lozoya recibió 10.5 millones de dólares o poco más 12 millones.

Mientras que los dos directivos subalternos: Luis de Meneses Weyll, director de las operaciones de Odebrecht en México y Heriberto Mascarenhas, director de la caja no tan chica de la compañía, la división de Operaciones Estructuradas, afirman que de 2012 a 2014 al exdirector de Pemex se le depositaron 10.5 millones de dólares, el jefe de Weyll y de quien dependían las decisiones de pagar o no sobornos, Luiz Antonio Mameri, afirma que a Lozoya Austin, se le depositaron 3.150 millones de dólares en un banco y, posteriormente, otros cinco millones de dólares en un banco diferente.

Pero de que Lozoya pidió en 2012 cinco millones de dólares para poder “destacar” en la campaña del entonces candidato presidencial Enrique Peña Nieto no queda duda por el primer testimonio de Weyll. En posición de fuerza, Odebrecht regatea y sólo le deposita cuatro millones de dólares. Pero las instrucciones que recibieron del señor Lozoya fueron depositar una parte en cuentas extranjeras y otra parte en México. Es decir, no necesitó toda la generosa contribución de Odebrecht para “destacar” en el comité de campaña de 2012. Y aquí surge una segunda duda, ¿canalizó esos fondos a la campaña presidencial o los utilizó para ser nombrado director de Pemex?

En su currículum profesional no hay nada que pueda justificar su nombramiento al frente de la empresa petrolera mexicana. No me refiero a que supiera lo suficiente del mundo del petróleo, esto aunque es importante no, necesariamente, es fundamental. Pero para dirigir una empresa gigantesca en declive, con gravísimos problemas financieros, sindicales, de ingeniería y producción, con reservas declinantes, el señor Lozoya no sabía nada. Jamás dirigió un gran conglomerado, jamás salvó a una empresa emproblemada, su trabajo en el World Economic Forum era básicamente de relaciones públicas. Me ronda el dicho aquel de que “piensa mal y acertarás”: ¿es posible, entonces, que Lozoya haya comprado la dirección de Pemex? Es importante recordar que los testimonios de Weyll, Mascarenhas y Mameri se realizaron en forma juramentada ante el Ministerio Público brasileño, como parte de los testimonios de 76 altos funcionarios de Odebrecht, negociados por el patriarca de la constructora, Emilio Odebrecht y el juez de la Operación Lava Jato, Sergio Moro, para conseguir que la sentencia de 19 años de cárcel dada a Marcelo Odebrecht, su hijo y presidente de la empresa durante el escándalo, se redujera a prisión domiciliaria. En estas negociaciones de “delaciones premiadas”, no basta que los funcionarios “canten”, sino que tienen que fundamentar sus dichos con documentos y pruebas. Es decir, los testimonios de los ejecutivos mencionados son razonablemente confiables y están documentados con correos electrónicos, documentos, facturas, pruebas de transferencias bancarias, etcétera.

Además de la presión de la Operación Lava Jato, Odebrecht tenía encima tanto la investigación desarollada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos por haber violado —como se demostró— la Foreign Corrupt Practices Act (Ley sobre Prácticas Corruptas en el Extranjero) como la de Securities Exchange Commission, SEC, porque su filial, la petroquímica Braskem, empresa que cotizaba en la Bolsa de Valores de Nueva York, había incurrido también en prácticas corruptas (algunas de ellas en México).

De las declaraciones en EU se desprende que de 2006, año en el que Odebrecht crea el departamento de Operaciones Estructuradas, a 2016, la empresa reparte por lo menos 788 millones de dólares en sobornos, 439 millones en el extranjero y el resto en Brasil. Como resultados de estos juicios, Odebrecht tendrá que pagar a lo largo de 26 años, más de 3,500 millones de dólares a EU, Brasil y Suiza y Braskem unos 900 millones de dólares.

0Lozoya

Comparativamente con los procesos de Lava Jato, el departamento de Justicia y SEC norteamericanos y las investigaciones suizas, ¿cuánto dinero recibirá el Estado mexicano como gastos de reparación por las prácticas corruptas de Odebrecht y Braskem? ¿Cuál es el daño patrimonial para Pemex por haber dado un precio preferencial en el suministro de gas etano para Braskem? ¿Cuál es ese precio preferencial? ¿Cuántos años de cárcel le esperan a Emilio Lozoya? No sabemos nada y al parecer durante este gobierno habrá silencio y protección descarada para un mequetrefe que puso sus cuentas de banco antes que los intereses del país. Independencia y autonomía de los fiscales, un Poder Judicial recto y una sociedad civil liberada del presidencialismo, harán la diferencia. Nos vemos en Twitter: @ceciliasotog y fb.com/ceciliasotomx

Aquí pueden ver parte de los testimonios de los directivos de Odebrechet sobre Emilio Lozoya:

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: